Lago de Garda

0
418

El lago de Garda, el más grande Italia supone el confín de tres provincias de tres regiones de Italia. El retroceso de los glaciares dio paso a la formación de un suelo resistente a las filtraciones de agua, reteniendo las aguas procedentes de los caudales que bajaban de las montañas.

Además el arco de cadenas montañosas protege al lago de temperaturas frías, y creando un clima particular que recuerda al Mediterráneo.

Pueblos que visitar en el Lago de Garda

En el Lago de Garda pueden visitar más de 20 pueblos, cada uno con su propio encanto. Por su extensión (aproximadamente 50 kms de largo por 17 km de ancho, el Lago de Garda cubre un área de 158 km, creando gran constrante entre sus pueblos y panoramas. Es una zona que visitar con calma, mejor si en auto particular o en barco. Podría llevarles varios días visitar sus pueblos más importantes.

Sirmione

Sirmione es uno de los pueblos más famosos y visitados del Lago de Garda, es una pequeña península que se extiende hacia el lago. Lugar de importancia histórica y de gran belleza, pueden visitar “le Grotte di Catullo” (las ruinas de una gran villa romana), el imponente castillo de Scaligero (puerta de entrada al pueblo) y sus baños termales.
Sirmione es una población simple , pero muy interesantes, joven y antigua a la vez, llena de movimiento pero también contemplativa y silenciosa. Es una población pequeña y plena de contrastes. El testimonio más antiguo de presencia humana en Sirmione se remonta al siglo V antes de Cristo. Por su estratégica posición sobre las orillas del lago, se transformó desde el siglo I antes de cristo, en lugar de refugio de las familias ricas de Verona, las que la tomaron como centro vacacional.

Isla del Garda (Isola del Garda)

La Isla de Garda, también conocido como “Isola Borghese”, es la isla más grande de las islas en el lago de Garda y se encuentra a unos 200m de la costa, en el territorio de San Felice. Pueden llegar por barco y es propiedad de los contes de Cavazza, pueden realizar visitas guiadas en el encantador parque y en la villa Ferrari, un admirable ejemplo de villa construida a principios del ‘900, que es el único ejemplo de estilo gótico veneciano del lago de Garda.
Además de la villa y sus jardines, Isola del Garda merece una visita por su fascinante historia: habitada desde la época romana, como lo demuestran las lápidas y los restos de templos votivos que se encuentran allí, fue durante mucho tiempo un refugio para los piratas antes de convertirse en un centro eclesiástico gracias a la intervención de San Francisco de Asís. Durante siglos, la isla ha visto pasar mucha gente famosa: además de San Francisco de Asís, también Dante Alighieri, San Antonio de Padua y Adelaide Malanotte, entre otros.

Limone sul Garda

Limone sul Garda es uno de los centros más antiguos y mejor conservados con vistas al lago de Garda. Los orígenes del nombre son inciertos. Gracias al lago y su microclima en esta zona se cultivan desde siempre en “limonere”, terrazas protegidas, una sobre la otra, donde se encuentran magníficos campos de cítricos. La más famosa, ahora propiedad de la alcaldía, es “la Limonaia del Castel”, que data 1700 y que en la actualidad está abierta al público.

Gardaland y otros parques de diversión

El Lago de Garda también dispone de una gran gama de modernos parques temáticos perfectos para divertirse en familia. La mayoría de los parques quedan a pocos kilómetros de la orilla del lago, en la provincia de Verona.
El famoso Gardaland, el parque más grande de Italia, con más de 35 atracciones temáticas para niños y adultos que se enriquece cada año: el parque se encuentra en Castelnuovo del Garda, cerca de Verona.

Que hacer en el Lago de Garda

El lago y su zona de interior se presentan como lugares ideales para el deporte: natación y vela sobre todo en el lago, montaña y escalada, recorrido en bici de montaña, itinerarios de senderismo y caminos que recorrer a caballo, otros desde los que lanzarse con ala delta y torrentes para hacer rafting.
En la costa suroccidental del lago que va de Sirmione a Limone, los puertos de Bogliaco, Campione y Limone son muy apreciados por los amantes de la vela del surf.
También la costa trentina, en el norte, es el reino de la vela y del surf, gracias a sus constantes vientos.
Aquí las principales localidades turísticas son Riva del Garda y Nago-Torbole. Destaca además la zona que va de Malcesine en Peschiera, en la provincia de Verona, también conocida como la “Ribera de los olivos”: se trata de unos 50 km caracterizados por playas bien equipadas y lugares donde reina el deporte, las vacaciones activas y la diversión veraniega.
Aquí se encuentran Gardaland y otros parques de atracciones. Los que quieren relajarse pueden disfrutar de los numerosos centros termales, como el de Sirmione y Lazise.

El teleférico de Malcesine

La mejor vista del Lago se obtiene desde las alturas, y en ese sentido el funicular de Malcesine nos permite ir ascendiendo mientras disfrutamos de un panorama que abarca todo el lago. El trayecto apenas dura diez minutos pero en ese breve intervalo alcanzamos los 1.700 metros de altitud que tiene la cima del Monte Baldo.
Es importante tener en cuenta que los días sin nubes son los más propicios para ver todo el esplendor del lago, y que en invierno la vista con las montañas nevadas y la gente esquiando es mágica. Por si fuera poco el teleférico tiene una particularidad única ya que durante un tramo gira 360 grados los que nos da la sensación de ir suspendidos volando entre los árboles.

Cómo llegar hasta el Lago Garda

Existen varias formas de llegar desde Milán hasta el Lago de Garda, aunque probablemente la forma más cómoda de realizar el trayecto sea en coche. Si no queréis conducir tenéis la opción de viajar en tren o bien reservar una excursión organizada.

En coche

La forma más cómoda recorrer los 140 kilómetros que separan Milán de Sirmione es realizar el recorrido en coche. El trayecto es casi todo por autopista (dirección Verona) y está muy bien indicado, no tiene pérdida.

En tren

Otra forma de llegar es tomando un tren desde la estación Milano Centrale hasta «Desenzano Del Garda-Sirmione».
El trayecto tiene una duración de entre una y una hora y media dependiendo del tren elegido. Los billetes para los trenes rápidos tienen un precio de entre 21 y 24 euros mientras que el trayecto en el tren regional cuesta 9,20€.
Lo más cómodo es comprar los billetes online a través de la página de Trenitalia:

Excursión organizada

La empresa CIVITATIS tiene 2 tours muy buenos.

GETYOURGUIDE tiene un tour en esta región.


Comments

comments

Dejar respuesta